domingo, 25 de septiembre de 2016

Ocurrió en 25 de septiembre

1899. El presidente de la nación, general Julio Argentino Roca, funda la Sociedad Hípica Argentina. Una parcela de ese predio se destinó a una cancha de fútbol, sede de los primeros encuentros de nuestra selección. Estaba ubicada en el lugar que hoy ocupa el Campo Argentino de Polo, en la Avenida del Libertador frente al hipódromo de Palermo. En 1902, bajo la presidencia del barón Antonio De Marchi, cambió su nombre por el de Sociedad Sportiva Argentina.

1932. Goleada de Boca a Quilmes como local por 7-0.
 
1938. Último partido de Roberto Cherro. Esa tarde en que Boca perdió 2 a 1 ante Racing, el ídolo boquense fue expulsado por el árbitro inglés Isaac Caswell. Entre 1926 y 1938 jugó 305 partidos con 221 goles en partidos oficiales de campeonato y copas locales.

1960. Histórico triunfo de San Lorenzo que vence 8-1 a Estudiantes de La Plata.
 
1983. Debuta en la Primera División de Rosario Central, el marcador Central, Ariel Cuffaro Russo. Esa tarde, Rosario Central vence a Racing de Córdoba por 2-1 como local.

1988. En la Primera de Newell´s se pruduce el debut de Fernando Gamboa. Newell´s derrota a San Martín de Tucumán por 1-0 en calidad de visitante.

1994. River derrota a Argentinos Juniors por 3-2. Uno de los tantos del "Millonario" lo anota Enzo Francéscoli. u primer gol en su vuelta al fútbol argentino, luego de ocho años.
 
2006. Fallecimiento de José Luis Tesare a los 52 años. Jugó en Boca, Racing, Guaraní Antonio Franco y Talleres de Córdoba.


Noticias gentileza de Ricardo Gorosito, Jorge Gallego y Diego Jolodovsky

sábado, 24 de septiembre de 2016

El fútbol profesional argentino: sus primeros campeones

El 18 de mayo de 1931 se fundó la profesional Liga Argentina de Football. Pese a la creencia popular de que Boca fue el primer campeón profesional del fútbol argentino, el CIHF sigue derribando mitos. El autor de la nota revela la secuencia de títulos que se dio en 1931, en el que Gimnasia y Esgrima de Santa Fe dio la vuelta en octubre, convirtiéndose así en el pionero de las vueltas olímpicas del fútbol rentado.


Por Jorge Gallego (Buenos Aires, Argentina), socio del CIHF.


Deseamos aclarar un tema que por mucho tiempo pasó inadvertido: ¿Quiénes fueron sus primeros campeones?


La disidente Liga Santafesina de Football, fundada el 24 de junio de 1931, hizo disputar su primer campeonato, que tuvo carácter profesional, con seis clubes. Ellos fueron Colón, Unión, Gimnasia y Esgrima, Brown, todos de la Capital, y Atlético de Rafaela. 


El campeonato comenzó el 20 de julio y finalizó el 18 de octubre, en esta última fecha, Gimnasia, apodado “Los pistoleros de Ciudadela”, derrotó a Colón 1-0 y se consagró campeón invicto. Su alineación más frecuente era la siguiente: Alfredo Mors; Rafael Amadei, E. Gómez, J. Lebron, Joaquín Valdez, J. Juárez; Gabriel Magna, Oscar Salas, Tomás Loyarte, Genaro Canteli y Enrique “Chueco” García. Evidentemente el ataque era el punto fuerte del equipo. Además de los jugadores ya citados, surgieron de Gimnasia y Esgrima años más tarde José Belarmino Canteli, Juan Carlos Sobrero y el inolvidable René Alejandro Pontoni. En síntesis, Gimnasia fue el ganador del primer campeonato profesional del país, finalizado el 18 de octubre de 1931.


La también disidente Asociación Rosarina (fundada el 22 de junio de 1931) organizó el primer torneo profesional en su ciudad. Lo disputaron nueve clubes: Newell’s, Central, Central Córdoba, Belgrano, Nacional (hoy Argentino), Tiro Federal, Provincial, Washington y Sparta. El 22 de noviembre, Newell’s empató 1-1 con Washington y se aseguró el título. Formó ese día con Gerónimo Díaz, I. Bureu, Fermín Lecea; Alfredo Chabrolín, A. Díaz, Julián Sosa; Agustín Peruch, Napoleón Seghini, J. González, M. Azurmendi y Pedro Galimberti. Newell’s fue el primer campeón rosarino profesional y el segundo en el país. 


Buenos Aires fue la ciudad en donde comenzó la “rebelión profesional”. Su Liga Argentina de Football quedó organizada el 18 de mayo de 1931. Con 18 clubes comenzó el campeonato el 31 del mismo mes (primer torneo profesional iniciado en el país). El mismo se extendió hasta el 6 de enero de 1932, coronando campeón a Boca. En consecuencia, Boca fue el tercer campeón de primera división en el orden nacional y, por supuesto, el primer campeón profesional porteño.


El primer partido profesional en el país y otros comentarios.


Fueron dos escuadras británicas, Everton de Liverpool y el londinense Tottenham Hotspour, las que iniciaron, en un partido amisto, el historial de enfrentamientos profesionales en Argentina. Ésta es la síntesis de ese juego “pionero”, que se disputó el domingo 6 de junio de 1909 en la cancha de la Sociedad Sportiva Argentina de Palermo y que terminó igualado en dos tantos.


Everton: C. A. Berry; R. Balmer, J. Maconnachie; W. Harris, J. H. Taylor (capitán), H. Adamson; T. Jones, W. Lacey; B. Freeman, W. Shite y H. Montford. 
Tottenham: F. Boreham; F. Wilkes, E.Coquet; D. Mc Farlane, D. Steel (capitán), W. Bull; H. Middlemiss, D. Clarke, W. Tull, W. Minter y J. Curtis. Goles: PT, 5m Balmer, 41m Tull. ST: 10m Clarke, 25 Freeman. Árbitro: William Leslie (Quilmes). Público: 8.000.


En el partido hubo figuradas destacadas. Bert Freeman, fue un famoso goleador (38 goles en la temporada 1908-09) y varias veces internacional. W. Tull, joven de promisorio futuro, a sus cualidades añadía un par de “extras”. Era el único jugador amateur de su equipo y uno de los primeros elementos de raza negra que se conocieron aquí. 


Los equipos volvieron a enfrentarse el 19 de junio y Everton ganó 4-0. Ambos vencieron en todas sus presentaciones contra elencos locales. 


Ahora, ¿eran realmente famosos en su país?


Everton lleva el nombre del barrio del Liverpool donde fue fundado en 1878. Miembro inicial de la Liga Profesional (1888), había triunfado en este torneo en 1890-91, con cinco segundos puestos, incluyendo el año de su visita (1908-09). En la copa había sido finalista en cuatro ocasiones, triunfando en 1906.


El historial de Tottenham Hotspur, fundado en 1882, era mucho más modesto que el de su compañero de viaje. Su ingreso al profesionalismo se produjo en 1895. Su triunfo más destacado fue la Copa de 1901. Fue la única vez en el largo historial de este certamen que el ganador no pertenecía a la Liga Mayor. Su ingreso se concretó en 1907 y los “Spurs” debutaron en Buenos Aires como flamantes ascendidos a la Primera División de Inglaterra.


Estos dos clubes no fueron los primeros profesionales ingleses que nos visitaron. Fueron antecedidos por Southampton en 1904 y Nottingham Forest al año siguiente. 


No fueron vencidos por representaciones locales. Al enterarnos de las cifras que por esa época tenía la Football Association inglesa, nos damos cuenta que los triunfos rioplatenses eran casi imposibles. 

¡Ah, las cifras! Al comienzo del siglo XX los ingleses contaban con 16.000 clubes afiliados, estaban registrados más de 300.000 jugadores, 6.000 de ellos profesionales. Abismal diferencia que con el paso del tiempo se iría estrechando.


Imagen de Enrique “Chueco” García de la revista El Gráfico.


Ocurrió en 24 de septiembre

1910.  Resistencia, Chaco. Fundación del CA Sarmiento. Surgido entre los estudiantes de la  Escuela Normal Mixta, es el más antiguo del fútbol provincial.

1957. Inauguración del Camp Nou, estadio del F.C. Barcelona, que le ganó a un combinado polaco de la ciudad de Varsovia por 4 a 2. El paraguayo Eulogio Martínez señaló el primer gol.

1950. Goleadas de Chacarita y de Atlanta. El Funebrero derrota 7-2 a Platense de local, mientras que Atlanta marca por única vez en Primera División ocho goles de visitante. Vence en La Plata 8-2 a Estudiantes.
 
1983. Diego Maradona es fracturado por el defensor Andoni Goicoechea, del Athletic Bilbao.

1988. Se suicida el ex arquero de Tigre, Independiente y Newell's, Osvaldo Rubén Toriani. Se encontraba bajo una fuerte depresión por el fallecimiento de un hijo.

1989. Al vencer a Perú por 2-0 en el Centenario de Montevideo, Uruguay se clasificó al Mundial de Italia 90, por mejor diferencia de gol contra Bolivia.

1995. Debuta en Primera Divisi{on defendiendo la camiseta de Estudiantes, el defensor Juan Mauuel Azconzábal. Ese día en 1 y 57, Estudiantes cae 2-1 con Rosario Central.

 
Noticias gentileza de Ricardo Gorosito, Jorge Gallego y Diego Jolodovsky

viernes, 23 de septiembre de 2016

Luces en el Bajo

Fue la tercera vez en la historia en que Defensores de Belgrano inauguró la iluminación de la cancha de Libertador y Comodoro Rivadavia. Pero ante Belgrano fue la primera ocasión en que se disputó un partido oficial. Los pormenores de una historia que necesitó de una tercera oportunidad para, finalmente, ver la luz.

Por Raúl Ramírez (Buenos Aires, Argentina), socio del CIHF.


Defensores de Belgrano inauguró en 2003 la nueva iluminación de su estadio, lo que le permitió disputar partidos oficiales nocturnos. Ya no tendría el Dragón que peregrinar hasta José Ingenieros cada vez que se lo elija para protagonizar, como local, los cotejos televisados de la Primera B Nacional. Una magnífica instalación, con una cinta lumínica sobre el sector de las plateas y dos torres en los extremos del lateral que da al centro de la ciudad aseguró una excelente visibilidad nocturna. 


En esta hora feliz de la entidad rojinegra, recordaremos aquí que no es la primera vez que se instalaba iluminación en la cancha de Libertador y Comodoro Rivadavia.


En la noche del 15 de marzo de 1958 se disputó un partido amistoso entre el dueño de casa y Platense, con arbitraje de Donato Mastragostino, en el que se puso en disputa la Copa “Gerardo Caldas”, en homenaje a la gran figura defensorista del amateurismo. Pese a la diferencia de categorías, Defe se impuso por 3 a 0, demostrando la fuerza del equipo que se estaba armando y que ese año reconquistaría un lugar en la Primera B, en la que se encontraría con su vecino calamar, retomando una rivalidad interrumpida desde la implantación del fútbol profesional, por lo que el último cotejo oficial entre ambos se remontaba a 1930. Esa noche se inauguraba la iluminación del estadio, la que de tan modesta jamás fue utilizada en partidos oficiales, aunque le permitió a Defe buenos ingresos alquilando la cancha para partidos amistosos en torneos barriales y de ligas comerciales.


Ya entrada la década del 70 la iluminación había desaparecido sin dejar rastros y fue así que en 1979 un nuevo esfuerzo de la directiva defensorista, encabezada entonces por el que fuera secretario de la Conmebol, Eduardo Deluca, culminó con una nueva instalación lumínica.


Este nuevo estreno se produjo el jueves 29 de marzo de 1979, con un amistoso en el que se enfrentaron los locales y River Plate, poniéndose en juego la Copa “Bajo Belgrano”; Defe era el único líder del torneo de la B con 4 victorias en 4 partidos, aunque en extraña campaña luego decaería hasta tocar fondo en la tabla, para reaccionar posteriormente y finalizar sin demasiados sobresaltos. 

Para River, que desde la era amateur había dejado de ser visitante habitual de ese reducto, sería en cambio un año brillante, ganando tanto el Metropolitano como el Nacional.


En la noche del Bajo, River hizo pesar la diferencia de categoría y ganó 4-0, sin despeinarse. Algunas “perlitas” que dejó ese partido: en el arco millonario no estuvo Fillol, que protagonizaba uno más de sus frecuentes enfrentamientos con la directiva millonaria por cuestiones económicas. Los dos arqueros que sucesivamente lo reemplazaron esa noche tenían pasado rojinegro: Landaburu que se inició en Defe, en cuyo arco debutó antes de cumplir los 17 años (en 1970) y Tocalli que atajó en la primera de Defensores en 1969.


También esta vez la iluminación disipaba escasamente a las sombras: 4 columnas, distribuidas en las esquinas del campo de juego, con un reflector de regular potencia cada una y con dificultades desde el arranque, lo que motivó que el cotejo se suspendiera durante 5 minutos a poco de iniciarse, por un corte en el alumbrado en 2 de ellas. El diario La Razón decía en la crónica publicada al día siguiente: “La iluminación dejó mucho que desear y no la creemos apta para este tipo de espectáculos”.


La escasez de partidos nocturnos en el ascenso de aquel entonces hizo que el equipamiento lumínico de Defe pasara mucho tiempo sin ser utilizado desde entonces. Por fin en la tarde del 28 de agosto de 1982, por la 30ma fecha del campeonato de Primera B igualaban 1-1 Defensores y Banfield con el arbitraje de Mario Gallina, cuando a los 18 minutos del segundo tiempo una tormenta que se cernía sobre la ciudad dejó al campo de juego en penumbras. Intentó entonces la gente local el recurso de encender las torres de iluminación, pero estas no se dieron por enteradas. El partido fue suspendido, y se perdió así la oportunidad de ver fútbol oficial con iluminación artificial en el bajo Núñez. 


Oportunidad que debió esperar hasta el 2003, y previa frustración registrada el 5 de mayo, jornada en la que la fiesta preparada quedó frustrada por una inesperada falla en el sistema, cuando el equipo local debía enfrentar a Los Andes, se llegó al 15 de mayo, constituyéndose así el cotejo Defensores 0 – Belgrano de Córdoba 0, en el primero en la historia en que se jugó por los puntos en el estadio del Dragón de noche y con luz eléctrica.


29-03-1979. Copa “Bajo Belgrano”
Defensores de Belgrano 0 - River Plate 4
Defensores de Belgrano: Kadijevich (O. Gómez) - Pintos, Héctor Rodríguez, Giardullo, Alalí - Carlos Gómez, Castellano (Benet), Horacio Galbán (Miranda) - Moral, Néstor Díaz (Gerardo Lucero), Hafez (Zótola). DT: Juan José Tamburrino.
River Plate: Luis Alberto Landaburu (Héctor Tocalli) - Saporiti (Azzolini), Pavoni (Giúdice), Horacio Rodríguez, Héctor López - Juan José López, Merlo (Omar Labruna), Alfredo De los Santos (Héctor Raúl Sosa), Lonardi - Pedro González, Ramón Díaz. DT: Ángel Amadeo Labruna.
Goles: 42m y 77m Ramón Díaz, 53m y 65m Sosa.
Arbitro: Teodoro Nitti.


15–05-2003. 14ta fecha. Torneo Clausura 1ra B Nacional
Defensores de Belgrano 0 – Belgrano (Córdoba) 0
Defensores: Graziano – Torres Mozzoni, Hugo Rodríguez, Aldaz – Vilariño, Aragón, Aquino, Gabriel Pereyra, Walter Pereyra (66m Pablo Rodríguez) – Caiafa (57m Bastianini), Sand. DT: Pablo Comelles.
Belgrano: Pontiroli – Pepino, Puertas, Burdicio, Guzmán (37m R. Gómez) – Bustos, Favre, Alaniz, Villalba – U. Pérez, Artime (72m Cardozo). DT: C. Guyón – L. Sosa.
Goles: no hubo.
Árbitro: Federico Beligoy.
Recaudación: $1.939.-


Foto: de defensoresdb.blogspot.com.ar.


Jorge Elmer Banki un húngaro bien porteño

El autor de la nota, prestigioso periodista, logró a través de su profesión forjar una perdurable amistad con el húngaro Jorge Elmer Banki, director técnico de más de una decena de equipos del Ascenso. El recuerdo de un amigo para un personaje inolvidable.

Por Guillermo Tagliaferri, especial para el CIHF.

Hasta el último día mantuvo el acento húngaro en su tono, pero eso no le impidió ser un amplio conocedor y dominador de la idiosincrasia argentina. Salvo ese mencionado sello en su voz y los documentos oficiales que cantaban su nacimiento en Budapest, Hungría (un 24 de agosto de 1916), Jorge Elmer Banki era un porteño más. Pese a la diferencia de edad, más de cuarenta años nos separaban cronológicamente, forjamos una auténtica amistad. Esos vínculos que surgen espontáneamente, sin motivos ni razones. Simplemente por afecto y afinidad. ¡Cómo olvidar esas largas charlas cuando nos recordaba sus anécdotas o nos daba muestras de su rectitud! Esas largas tardes de café, las cenas con nuestras familias, los contactos telefónicos o los encuentros casuales y cortos. 

Jorge Elmer Banki mantuvo su vitalidad, entusiasmo y ganas hasta que su salud decayó. Pese a estar alejado de la dirección técnica no dejaba de ir a los estadios, de emitir opiniones sobre jugadores o equipos y de idear nuevas ideas que plasmaba en apuntes que luego se transformaban en libros. El domingo 4 de mayo de 2003, a los 86 años, su vida se extinguió. Atrás dejó infinidad de enseñanzas y amistades, algo que valoró mucho. También sentía un cariño sin límites por su familia: su esposa, Margarita, su hijo Andrés, sus nietos y la memoria de su fallecido hijo Jorge. En Hungría dejó una carrera como futbolista —actuaba de centrodelantero— y los horrores de la guerra. Pisó Buenos Aires en mayo de 1959, con dudas, pero al poco tiempo se encariñó con su nuevo hábitat y empezó su extensa trayectoria por clubes del Ascenso. Debutó en Arsenal de Llavallol, cuando era filial de Boca Juniors, y fue agregando, con el tiempo, campañas en All Boys (1962, 64 y 66-67), Newell’s (63), Nueva Chicago (63), Deportivo Morón (65 y 76), Argentinos Juniors (65), Excursionistas (65), Talleres de Remedios de Escalada (67), Estudiantes de Buenos Aires (67-68, 73 y 76), San Telmo (68-69), Almagro (72 y 74) y Sportivo Italiano (77-78), además de El Nacional de Ecuador. 

“Los argentinos, el pueblo, son generosos, amables y buenos, aunque poco responsables”, fue una de sus frases. Y se emocionaba ante cada llamado telefónico o carta de alguno de sus ex dirigidos. “Esto vale más que nada”, decía. Esos contactos eran muy frecuentes en su casa de Villa Devoto, su barrio favorito. Banki siempre privilegiaba referirse a estos gestos humanos antes que recordar sus triunfos (protagonizó campañas espectaculares salvando a equipos casi condenados al descenso o peleó ascensos hasta último momento), sus vueltas olímpicas (fue campeón de Primera C con Almagro), sus jugadores famosos (Ángel Rojas, Jorge Coch o Juan Czentoricky). Fue un revolucionario en cuanto a tácticas y entrenamiento, el primer entrenador en utilizar vallas para perfeccionar el salto o en darle una pelota a cada jugador en las prácticas. Pero sobre todo les dio los consejos indicados a sus dirigidos, los orientó en el deporte y en cuestiones personales. Así era Elmer Banki, el técnico inquieto que entendió los códigos del fútbol y de la vida.



  

Ocurrió en 23 de septiembre

1923. Con un partido amistoso entre Nacional y Newell's se reinauguran las tribunas de madera del estadio del Parque Central devoradas por un incendio en marzo de 1923. Con gol de Ernesto Celli, los rosarinos ganaron 1 a 0.

1945. Goleada de Independiente a Racing por 5-1 en el clásico de Avellaneda.

1951. Independiente golea 7-1 a Lanús.
 

1953. Debuta Alfredo Di Stéfano en el Real Madrid en un amistoso con el Nancy de Francia que ganan éstos por 4 a 2.

1967. Huracán le da el nombre de Tomás Adolfo Ducó a su estadio. Hay que recordar que en los años 40 este dirigente, que era oficial del Ejército Argentino, agredió al juez José Bartolomé Macías en un encuentro ante Boca.

1973. Argentina supera en Bolivia 1-0 al seleccionado local con gol de Oscar Fornari. Ese equipo llamado "Equipo Fantasma" fue dirigido por Miguel Ignomiriello que armó una Selección para ese partido y se preparó durane dos meses y medio en la altura boliviana.
 
1977. En Santa Fe, nueve goles. Colón 6 - Huracán 3.

1990. River vence 2-0 a Boca con goles de Jorge Higuaín y Rubén Da Silva. Luego de ese partido, el "Millonario" estuvo nueve años sin ganarle a Boca en el superclásico como local.

2001. Boca golea a Lanús por 6-1. Un de los goles xeneizes lo marca el japonés Naohiro Takahara.
 
2006. El delantero uruguayo Darío Debray Silva Pereira sufrió un accidente automovilístico en Montevideo y debieron amputarle una pierna.


Noticias gentileza de Ricardo Gorosito, Jorge Gallego y Diego Jolodovsky.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Los promedios y la salvación matemática



Desde que a principios de los 80 Julio Grondona reinstauró los promedios del descenso que habían funcionado brevemente a fines de los 50 y principios de los 60, el hincha de los cuadros chicos aprendió que determinar las chances de su equipo de salvarse no era tan fácil, dados los equipos que “no dividen” y otras complicaciones. Y los hinchas de cuadros grandes también tuvieron que acostumbrarse: Racing fue uno de los primeros descendidos con el sistema, que también sufrieron River e Independiente.

Por Carlos Sortz, socio del CIHF.

Para saber si su equipo está salvado del descenso el hincha suele ver si quienes están descendiendo en el momento lo pueden alcanzar. Esa cuenta sencilla normalmente es válida cuando los torneos están en su fase final, pero ¿qué sucede al principio, en la primera rueda? La matemática es allí más compleja. Por más que los equipos que están descendiendo ganen todos los puntos, siempre habrá alguno que tiene que perder, ya que el número de puntos totales que pueden obtener todos los equipos está limitado a 2 ó 3 por partido. Dicho de otra manera, habrá una cierta cantidad de puntos que podría ser alcanzada por el equipo A que desciende en el momento, pero no por los equipos B, C y D en la misma ocasión. 

Esa cantidad de puntos puede calcularse con una ecuación matemática teniendo en cuenta el número de equipos que descienden, los partidos que quedan por jugarse, si hay algún equipo ya salvado, y si deben enfrentarse entre sí quienes al momento están descendiendo. Si hacemos ese cálculo al día de hoy, en Primera A se requiere un promedio final de 1,496 para estar matemáticamente salvado, y ese número pasa a 1,497 en la B Nacional, 1,386 en Primera B, 1,364 en Primera C y 1,357 en Primera D. Recordemos que en las dos divisiones superiores hay 4 descensos, mientras que en las otras tres hay uno solo. Obviamente, eso no quiere decir que haya que alcanzar esos altos promedios para salvarse. Eso se daría en un caso hipotético en el que todos los equipos terminaran con promedios similares, es decir que los de bajo promedio ganaran casi todos sus partidos, y los de alto promedio perdieran casi todos. A medida que corran los campeonatos, la posición de salvación va a ir bajando claramente. Las predicciones indican que con un promedio superior a 1,100 es muy probable que un equipo de Primera A quede a salvo. En el Nacional, ese número seguramente será bastante mayor, más cercano a 1,230. De cualquier modo, nuestro análisis se refiere a salvación matemática. La situación particular de cada divisional al día de hoy es:

Primera A: Por el momento están descendiendo Talleres,Rafaela, Olimpo y Temperley. Así se ha dado desde que comenzó el torneo. Los equipos que más cerca de quedar salvados matemáticamente están son Racing y San Lorenzo, que precisan 15 y 14 puntos, respectivamente.

B Nacional: Es el torneo más complicado de predecir, porque es muy largo. Los 44 partidos que cada equipo debe jugar en el torneo van a definir los descensos de modo que el peso de lo ya disputado disminuye. En las 4 fechas que se vienen jugando siempre estuvieron descendiendo San Martín de Tucumán, Central Córdoba de Santiago, Independiente Rivadavia de Mendoza y All Boys (aunque ahora este último está peleando la posición con Flandria). La situación es igualmente complicada para todos los equipos, que están muy lejos de acercarse a alguna salvación matemática. Todo hace prever que no va a haber salvados hasta dentro de 25 fechas, al menos.

Primera B: Español es el equipo más afectado por el promedio, pero viene disputando la última posición con Excursionistas, que recién se ha incorporado. Estudiantes de Buenos Aires es quien más cerca está de la salvación matemática, a 16 puntos.

Primera C: También aquí vienen disputando la posición de descenso entre Midland, que viene con bajo promedio, y Armenio, que recién se incorporó. Laferrere es el más aventajado, pero todavía está a 25 puntos de la salvación matemática.

Primera D: Como suele suceder, ya acá estamos muy cerca de tener el primer equipo salvado: Atlas necesita solo 5 puntos para quedar a salvo. Además, Claypole mantiene el peor promedio en todas las fechas, y ese promedio es muy bajo. En consecuencia, es muy probable que en poco tiempo el bajo promedio de Claypole marque la posición de salvación sin necesidad de considerar la suma de los demás equipos.