domingo, 30 de abril de 2017

Ocurrió en 30 de abril

1868. Valencia, España. El periódico quincenal ilustrado “El Panorama” publicó un artículo titulado “El foot-ball (bola de pie) en Inglaterra”. Se afirma que es la primera información en español de nuestro popular deporte.

1902. Kristiania (Oslo, desde 1924).Noruega . Fund. de la actual  Norges Footballforbund. Si bien los deportes invernales son los más populares, Noruega cuenta con 1836 clubes de fútbol afiliados.

1905. Primer partido oficial de Racing en la Argentine F.A. Por el torneo de Tercera cayó derrotado 2 a 0 por Villa Ballester.

1916. Desempate por la final de la Copa Ibarguren de 1915: en la cancha de G.E.B.A. Rosario Central le ganó 3 a 1 a Racing con goles de José Laiolo (2) y Alfredo Woodward. Nicolás Vivaldo anotó para Racing. Se jugó tiempo extra ya que habían empatado 1 a 1.


Noticias gentileza de Ricardo Gorosito y Jorge Gallego.

sábado, 29 de abril de 2017

La primera crónica

La primera crónica de fútbol en idioma español en la Argentina, que el amigo historiador encontró en un desaparecido diario. Con las palabras trascriptas tal cual se encuentran en la misma. ¿Era fútbol asociación, era fútbol rugby, o era una mezcla de ambos? Qué más se puede decir. ¡Qué el lector del blog sepa disfrutar de su lectura!
 

Por Jorge Gallego (Barrio Echeverría, Argentina), socio del CIHF.

Esta nota, del 11 de setiembre de 1880, pertenece al diario El Nacional, de Buenos Aires, desaparecido en 1893.

Es la primera crónica de un partido de fútbol que he encontrado en nuestro idioma.
La narración, algo confusa, nos permite establecer qué se entendía por “Foot-ball”, en aquella época, tanto en Montevideo como en Buenos Aires.

CORREO DEL DIA

El “foot-ball” en la vecina ciudad

“Tenemos ya detalles sobre la ruidosa partida de foot-ball jugada antiyer en el campo del cricket; en Montevideo; en que argentinos y orientales disputaron el éxito a los hijos de Albion. La gloria de la jornada pertenece a los primeros, dirijidos por Rodolfo Arteaga.

Terminado este período dio el juez orden de retirada, asignando 2 puntos a favor de los ingleses. En el segundo, casi al principio, la fortuna fue otra vez adversa a los orientales y argentinos que además de perder tres puntos, tuvieron que retirar del campo a su jefe el joven Rodolfo Arteaga contuso en uno de los momentos mas ardientes de la lucha.

Este desgraciado incidente,-- por mas que sea muy natural en este género de juegos – entibió un tanto el entusiasmo de los concurrentes.

Después de los diez minutos de ordenanza para tomar aliento, empezó el tercer período, contando los orientales con un combatiente menos. Eran 13: los espectadores fatalistas presagiaban ya la próxima derrota; y hasta algunos se retiraban desalentados para no presenciarla. Por efecto del cansancio de los forwards (vanguardia), este período de la lucha no ofreció el interés palpitantate de los anteriores. Seguían venciendo los ingleses, sin embargo de que ninguno de los dos bandos, había podido obtener la barrera contraria.

A las 4 y1/2 volvió a darse la señal para empezar el último período. Esta vez el cuesta abajo y el viento eran favorables a los orientales y éstos se decidieron a hacer un supremo esfuerzo para alcanzar la victoria, que fue obtenida de una manera espléndida por el jóven Uriarte quien pudo libertar la bola, pasársela a Mac Coll, entro de la línea inglesa, valiendo este lance un punto para los orientales y el derecho de bola libre (free-kick) esto es, elegir uno de los mejores combatientes para lanzarla nuevamente con el pié a 30 varas de la barrera enemiga, sin ser molestado por los adversarios. Cupo este honor al joven Harrat, en medio de un entusiasmo indescriptible, y de los más estruendosos hurras y aplausos.

Cumple decir que esta fue la única barrera que se tomó durante la lucha, no obstante que tanto ingleses como orientales, se disputaron con tenacidad y arrojo el terreno.
La concurrencia puede calcularse en mas de mil almas, y notamos entre ellas á las distinguidas familias de Ferreira, Zumarán, Monroe, Wilson, Llamas, Lasala, Gowland, Roosen, Muñoz, Fleury, Pereda, Areta, Lowry, Mac Lean, Pringles, Gómez, Herrera (J. José), Shaw, Arteaga, Arraga, Britos, Kirkreand, Araucho, Vidal, Pereira, Piñeiro, Laffone, Maclellan, Nutall y Le-Bas.
También vimos entre los caballeros al Ministro de Relaciones Exteriores, y a los de Inglaterra, España y Estados-Unidos.

La fiesta, que era amenizada por los acordes de una banda de música militar, terminó a las 5 de la tarde hora á que empezó á retirarse la concurrencia, satisfecha y fuertemente impresionada por los numerosos y variados incidentes que acababa de presenciar.

Ahora, hasta la nueva estación de otoño, los aficionados no podrán emprender nuevas lides, pues los calores del verano no son compatibles con esa clase de ejercicios. He aquí los interesantes detalles de la fiesta: “Con un día apacible y brillante, empezó antiyer á las tres de la tarde, en la Cancha donde la sociedad Cricket hace sus ejercicios, el partido internacional de Foot Ball (bola a pié) en que los orientales procuraban tener revancha de la honrosa derrota experimentada en el primer desafío.

He aquí los nombre de los combatientes:

Orientales y argentinos (Capitán) Rodolfo Arteaga, Virasoro y Calvo, D.O.Le Bas, C. Harrat, E. Mac-Coll, P. C. Towers, W. Jones, J. Smith, R. Horne, J. Maquiavelo, F. Hughes, E. Uriarte, J. Lanza, R. Willians.
Ingleses D. Stokes (capitán), W. Neel, Nesbit, Mac Kintosh, Mac-Kinnon, Moor, Mac- Adam, Mac -Kenzie, Routh, Green, Miller, Murray, Christian, Crocker, Broad.

A la hora indicada se dio la señal por medio de una campana, para que los dos bandos tomasen posiciones y se despejara el campo dejándolo libre para la gran lucha en que se iban a disputar los laureles de la victoria. En ese momento todos los corazones latían, participando de aquella general emoción, las bellas especialmente, que tenían fijas sus miradas en los gallardos jóvenes vestidos con trajes de colores diversos, y dicho sea de paso, mas adecuados al juego, que elegantes y pintorescos.

El bando inglés se distinguía por una cruz verde, y el oriental por otra roja. El destino quiso favorecer por la suerte a los hijos de Albion, dándoles el goal, esto es, la barrera más ventajosa, pues tenían cuesta abajo y el viento a su favor. Este incidente y la superioridad de número por parte de los ingleses (15 contra 14) hizo que en los primeros veinte minutos sacaran ciertas ventajas y al mismo tiempo pudieran aproximarse de tal modo a la barrera oriental, que pusiera en serios apuros al capitán de la misma (Arteaga)”



Imagen de El Nacional, periódico fundado por Dalmacio Vélez Sarsfield y donde aparece la crónica mencionada.

Ocurrió en 29 de abril

1949. Casi simultáneamente con lo sucedido en nuestro país, se soluciona el conflicto entre la Asociación Uruguaya de Fútbol y los jugadores profesionales que iniciaron una huelga en octubre de 1948. Tuvo decisiva participación el presidente César Batlle Pacheco.

1960. Final de la Copa Suecia: en San Lorenzo, Atlanta la obtuvo al vencer a Racing 3 a 1. Se había iniciado dos años antes.


Noticias gentileza de Ricardo Gorosito y Jorge Gallego.

viernes, 28 de abril de 2017

Independiente vs. Marinos Británicos.

Curiosa e más que interesante historia entre un buque que participó en la II Guerra Mundial e Independiente.
 

Por Claudio Keblaitis (Buenos Aires, socio del CIHF).

A fines del siglo XIX y principios del XX era común que equipos argentinos confrontaran fuerzas con "teams" formados por tripulaciones de barcos que atracaban en el Puerto de Buenos Aires. Pero que lo hicieran finalizada la Segunda Guerra Mundial, no lo fue tanto.

Este encuentro de posguerra entre Independiente y los marinos del Glasgow tuvo esa peculiaridad.

El HSM Glasgow (séptimo barco de guerra bautizado con ese nombre) era un crucero liviano de la Marina Británica, fue botado en 1936 y prestó servicios hasta 1958 cuando fue radiado.
Durante la Segunda Guerra fue destinado al Atlántico Norte en la Campaña de Noruega, luego al Mediterráneo donde actuó como escolta de convoyes, fue torpedeado por un avión italiano quedando seriamente dañado. Tras su reparación prestó servicio en el Océano Índico y regresó para participar de la Operación Neptuno (los desembarcos en Normandía).

Finalizada la contienda, su destino fue América (1948) retornando a Inglaterra en 1950 previo paso por Buenos Aires en 1949.

El navío fue recibido en el Puerto de Buenos Aires por el Presidente Juan Domingo Perón y su esposa María Eva Duarte y los altos mandos navales.

Aquí es donde se unen los destinos del crucero de batalla Glasgow con el Club Atlético Independiente.

Mientras la oficialidad del barco cumplía los protocolos diplomáticos, los marinos que habían formado un "team" de real valía, el cual venía desafiando en cada puerto a clubes locales, llegaban a nuestra tierra, invictos y precedidos de aparente justa fama.

Los Rojos presentaron un equipo juvenil con elementos que venían de coronarse campeones hacía pocos días y algunos debutantes, como es el caso de Ernesto Grillo quien hacía su presentación ante un público que con los años lo idolatraría.

La síntesis del encuentro es la siguiente:

INDEPENDIENTE 11 - HMS GLASGOW 1

Fecha: jueves 3 de febrero de 1949 (17.30 horas).

Estadio: Independiente (Alsina y Cordero, Avellaneda)

Concurrencia: 5.000 espectadores

Goles: PT: Tronchetti (I) (2); Timmler (I); Paramidani (I) (2); Sande (I); Lawes (G).
ST: Bianco (I) (2); Grillo (I) (2); Paramidani (I).

Independiente: Eduardo López; Nito Veiga y Jorge Mansilla; Alberto Arcángel Britos, Porfidio Arias y Luis Miguez; Osvaldo Tronchetti, Atilio Paramidani, Hugo Sande (Osvaldo Bianco), Ernesto Grillo y José Timmler.
HMS Glasgow: Carbett; Cox y Mac Lean; Coulter, Gordon y Buluk; Brown, Wray, Bowes, Brigget y Laves.

De más está decir que los ingleses fueron borrados del campo de juego y el encuentro fue un monólogo de los jóvenes jugadores rojos. Es menester consignar que aun persistía la huelga de jugadores profesionales iniciada en 1948, con lo cual se considera partido jugado por el primer equipo.













Imágenes:
1. Autoridades del navío con autoridades nacionales (crédito GettyImages)
2. HSM Glasgow (crédito: worldnavalship.com)
3. Ernesto Grillo el día del debut oficial (ante Boca el 24/4/1949) (con su peculiar "porra" que le valió el irónico mote de "pelado").

Ocurrió en 28 de abril

1912. Al no presentarse por tercera vez consecutiva, Alumni es eliminado del campeonato. Se disolverá al año siguiente.

1923. Se inaugura el mítico estadio de Wembley con la final de la Copa Inglesa: Bolton 2  West Ham 0. El primer gol lo anotó David Jack a los 2 minutos. La multitud superó la capacidad del estadio, calculada en 126.000 espectadores. Parte del público presenció el juego desde el perímetro del campo.

1929. Fundación del Club Sport Emelec de Guayaquil por George Lewis Capwell, un norteamericano presidente de la Empresa Eléctrica de Ecuador, cuyas siglas constituyeron el nombre del club.

1929. Inauguración de la cancha de Unión de Santa Fe. A primera hora el Club Atlético de Rafaela y San Lorenzo de Esperanza empataron 4 a 4. Luego Unión venció a un Combinado de la Asociación Amateur por 3 a 1.

1965. Se despide del fútbol a los 50 años sir Stanley Mathews con un partido entre Stan’s XI (4) e International XI (6).

1970. Ncimiento de Diego Simeone.


1995.
Al ganarle a Brasil 2 a 0 con goles de Leonardo Biagini y Francisco Guerrero, Argentina obtuvo su segundo campeonato mundial Sub-20 en el torneo jugado en Qatar.


Noticias gentileza de Ricardo Gorosito y Jorge Gallego.

jueves, 27 de abril de 2017

Diego Lucero, un personaje mundial

El genial periodista uruguayo tuvo la particularidad de presenciar todos los mundiales de fútbol hasta que nos abandonó. Un personaje insoslayable para el “ruido de pelota” de los tiempos que nos tocan vivir…

Por Diego Zelonka, socio del CIHF.


A lo largo de los años, los mundiales han sufrido infinidad de variantes. Su organización, el número de seleccionados participantes y los países y ciudades que fueron sede son sólo algunos de los cambios que se sucedieron desde aquella lejana primera cita de Uruguay 1930. Equipos que, partiendo de jugadores que sorprendían por su destreza, maestría y habilidad para tratar la pelota, deslumbraron por su forma de jugar. O sistemas que se fueron perfeccionando con el tiempo hasta llegar a ser lo que hoy llamamos “táctica” y “estrategia”.

Pero hay algo que, por ser la esencia del deporte, no pudo ni podrá modificarse jamás: la pelota. El “balón”, el “esférico”, nunca perdió su identidad. Aunque varíen los colores, los gajos o la marca, siempre será redonda. Y siempre querrá descansar en las redes del arco, preferentemente en el del rival.

Así, desde aquel Uruguay ’30 hasta Estados Unidos ’94, los mundiales tuvieron una singularidad. Algo que tampoco se modificó. La presencia de Luis Alfredo Sciutto, conocido también por el seudónimo de Diego Lucero.

Este gran periodista uruguayo, ya fallecido, tiene la particularidad de haber sido la única persona en el mundo que cubrió todos los mundiales de fútbol, consecutivamente, desde 1930 hasta 1994. Lucero nació el 14 de junio de 1901 en el barrio Bella Vista de Montevideo. Trabajó como empleado de una compañía de telégrafos llamada Western, fue dirigente sindical y jugador de fútbol, desempeñándose en la posición de número cinco, en los clubes Suárez, Lito, Bella Vista y Nacional. Su habilidad y destreza para la práctica del fútbol lo llevaron al seleccionado, en el que tuvo un paso fugaz hasta 1929, año en que decidió “colgar” los botines para dedicarse al periodismo.

Escribió sus primeras notas cuando todavía era jugador, para los diarios La Tribuna Popular y El Imparcial. Luego creó y dirigió el periódico Marcha, fue fundador de El Nacional y de Radio El Espectador, como así también periodista de El Plata.

Luis Alfredo Sciutto era su verdadero nombre, pero muchas veces firmaba sus crónicas como Ciriaco Sirio, Wing, Perico Pérez, Primo Chirola y José del Solar, hasta que adoptó finalmente el seudónimo de Diego Lucero.

En 1935, mientras Argentina sufría la llamada “Década Infame”, Italia todavía festejaba su primer mundial y el mundo comenzaba a conocer aún más a Benito Mussolini y a Adolf Hitler, decidió radicarse definitivamente en Buenos Aires, trabajando para el diario Crítica y como corresponsal de Radio Carve y del periódico El Pueblo, dos medios uruguayos. Diez años después se incorporó a Clarín, siendo participe del nacimiento de ese diario.

A lo largo de su carrera como periodista, se entrevistó con los personajes más importantes del Siglo XX. Benito Mussolini, Luigi Pirandello, Albert Camus, Pablo Picasso, Federico García Lorca, Indira Gandhi, Francisco Franco, Ben Gurión, Juan Domingo Perón, Hipólito Yrigoyen, Humberto de Savoia, Moshe Dayan y David Alfaro Sequeiros, son sólo algunos de los notables con los que compartió un reportaje, con la curiosidad de que estas notas iban firmadas con su verdadero nombre y apellido.

“En cada viaje que hice estuve interesado en reflejar la situación política, social y cultural de cada país, y en descubrir a sus personalidades más importantes. En los Juegos Olímpicos de Berlín, en 1936, me dediqué toda una tarde a tomar datos para un artículo sobre los gestos y movimientos de Adolf Hitler, que estaba a 10 metros de donde estaba yo”, recordó alguna vez.

Cuando comenzó la Guerra Civil en España, el diario uruguayo El Pueblo lo envió como corresponsal. “Un grupo de soldados nos detuvo cerca de Madrid, y uno de ellos ordenó que nos fusilaran. ´Tres a cada uno y apuntar a la cabeza´, gritó el militar que había dado la orden. Hasta que apareció un oficial que pidió interrogarnos. Eso nos salvó”, contó el periodista. Quedó libre por una gestión directa de Franklin Roosevelt, por entonces presidente de los Estados Unidos, que se enteró de su situación y se ofreció como mediador.

Pero su gran pasión por el arte, lo popular y el fútbol lo relacionó naturalmente con este deporte. A través de los comentarios de los partidos en su columna semanal Minuto 91, creó un estilo propio, con prosa colorida, sabia, traviesa, costumbrista, con mucho lunfardo. El lector se adentraba fácilmente con la pizca de fantasía en medio de tantas realidades y emociones. Sus notas se editaban con una caricatura suya de perfil que, como lo definió León Benarós, daba justo su imagen parecida a “un italiano del norte”. Y la firma del seudónimo al pie, con su propia caligrafía.


A menudo se valía de dos personajes suyos, la Ciriaca y Pata´e Catre, a quienes les hacía expresar sus verdades futboleras. El suyo era el lenguaje del tablón, como él mismo lo bautizó. “Cada crónica que escribía portaba un germen lírico y barrial”, dijo sobre él Jorge Valdano.

Además de Clarín, colaboró en los diarios Mayoría, El Día, El Popular, La Razón y varios de Montevideo, así como en las revistas Primera Plana, La Maga y El Clásico. Escribió el libro, por el cual fue galardonado, “Roberto Noble, un gran argentino”, que trató sobre la vida del fundador de Clarín. Otra obra de su autoría fue “Siento ruido de pelota”, editado en 1975, y el titulado “10.000 horas de fútbol” (editado en 1996, tras su muerte, recopilación de Enrique Escande). Otras de sus pasiones, además de la escritura, fueron la pintura y la escultura.

Por su trayectoria fue premiado con las mayores distinciones que otorgan la Asociación del Fútbol Argentino, la Confederación Sudamericana de Fútbol y la FIFA, la máxima autoridad del fútbol mundial. Este premio se lo había dado especialmente, el por entonces presidente de la entidad, João Havelange, durante el transcurso del Mundial de fútbol que se realizó en 1994, en los Estados Unidos.

Diego Lucero dejó este mundo el 3 de junio de 1995. A causa de un paro cardíaco, murió en el Centro Oncológico Manuel Gonnett de la ciudad de City Bell, partido de La Plata, cuando estaba próximo a cumplir 94 años. Desde entonces escribe con su maestría y lenguaje único, las crónicas de los mundiales celestiales.


Tapa del libro “Siento ruido de pelota” de Diego Lucero, Editorial Freeland, Buenos Aires (1975).

Ocurrió en 27 de abril

1931. El intendente de Buenos Aires, José Guerrico, recibe a los dirigentes del fútbol por mandato del presidente Uriburu y los urge a solucionar el problema planteado por los jugadores, instándolos a profesionalizarse.

1940. Inauguración de la cancha de Argentinos Juniors de Boyacá y Juan A. García. Con goles de Turello y Malfatti, derrotó 2 a 1 a Barracas Central.

1946. En la 4a. fecha del campeonato de Segunda División se anotaron 64 goles en 10 partidos, todo un récord para la categoría.

1984. Heber Almeida, de Olimpia, es el primer arquero en marcar un gol en la Copa Libertadores. Fue de penal a Estudiantes de La Plata y los paraguayos ganaron 1 a 0.

1993. 18 jugadores de la selección de Zambia mueren en un accidente aéreo en Gabón.

2002. Fallecimiento del defensor de Estudiantes de La Plata, Edgardo Prátola a raíz de una penosa enfermedad.


Noticias gentileza de Ricardo Gorosito y Jorge Gallego.