jueves, 29 de diciembre de 2016

Figuritas y marcas.

Al igual que Funes, el inolvidable personaje de Jorge Luis Borges, Fernando Azcoaga registraba en su memoria hechos, fechas, situaciones y nombres del fútbol de manera precisa y minuciosa. En este artículo, comparte con todos nosotros una parte de su impresionante arsenal de información.
 

Por Fernando Azcoaga (Buenos Aires, Argentina), antiguo socio del CIHF.

Algunos aspectos sobre figuritas y marcas.

Resultaría imposible saber y expresar todo acerca del mundo de las figuritas y lo que significaron en distintas épocas sin distinción de edades. Para poder decir algo he decidido hacer un muestreo, es decir, mencionar algunas de las figuritas para poder inferir acerca de ese universo o población de ellas, que normalmente se desconoce.

En los años que me dediqué a coleccionar y a jugar a las figuritas las marcas principales, que recuerdo, entre otras, fueron:

1946: Chin – Chin
1947: Arug, Bicicleta, Gran Película y Pupi.
1948: Gran Capitán o Capitán Nelson, Pum y Rompesesos.
1949: Patria.
1950: Nakir, Bicileta, Starosta, Crack y Pum.
1951: Babilonia, Cola y Klondyke.
1952: Juno y Pony.
1953: Lali, Bicicleta y Starosta.

Además, había figuritas de las revistas Puño Fuerte (1950 y 1951) e Hinchada Juvenil (1953). Sería imposible y quizás tedioso dar todas las características de las distintas marcas, pero naturalmente ellas incluían a los jugadores de los equipos de fútbol de Primera División y algunas los escudos correspondientes, también automovilistas, nadadores, atletas, boxeadores, ciclistas, basquetbolistas, etc., próceres de la historia, actores de cine, maestros y compositores de tango y banderas de los países del mundo.

Las Babilonia tenían los personajes de las distintas revistas cómicas, de aventuras e historietas. Las Tuno presentaron como novedad las piezas del juego de ajedrez. Las Gran Película eran todas color rojo y azul (¿destinadas a socios y simpatizantes de San Lorenzo de Almagro?) y ofrecieron los actores del cine argentino e internacionales.

Las Bicicleta (1950 y 1953) agregaron a los jugadores de Unión y Colón de Santa Fe, que militaban en Primera B y los de Belgrano de Córdoba y del Seleccionado Argentino.
Gracias a estas figuritas me enteré que jugaban en 1949 en Colón Tenuta y Sabosig; y en Unión Rocha, Brattina, Luengo y Ávila; en Belgrano, Fumero, Coria y Altamirano; y en Unión en 1952, Puntillo, Condoleo, Fanelli y De Felipe, entre otros.

En 1953 aparecieron las figuritas de lata que fueron al mismo tiempo una curiosidad y novedad. El 1° de septiembre de 1950 salió la revista Puño Fuerte y en 1953 la revista Hinchada Juvenil. Ambas publicaron figuritas de jugadores de fútbol y boxeadores para coleccionar.

Siempre existieron figuritas difíciles, algunas de ellas no se imprimían y por lo tanto no pudieron verse nunca. Entre las que recuerdo merece la pena citar en las Bicicleta de 1950, Norberto Yácono (de River Plate), los automovilistas Víctor García y Rosendo Hernández y el escudo de Rosario Central. En las Tuno de 1952, El Rey Negro, pieza de ajedrez. En las Bicicleta de 1953, resultaron figuritas imposibles: Alfredo Ricardo Pérez y Lidoro Soria, de River, y Manzi, de Vélez Sarsfield.
Para coleccionar las figuritas se vendían los álbumes correspondientes y en ellas se le pegaba por temas y números cuidadosamente. Si se completaba totalmente el álbum, sin que faltara ninguna figurita y se lo presentaba en la distribuidora correspondiente, podrían obtenerse valiosos premios.
Los principales eran bicicletas y pelotas número 5 de fútbol.

Quiero decir que personalmente sólo conocí, un ganador de esos premios: mi amigo, Horacio Bellavigna, hermano mellizo del marcador central de Independiente (entre 1964 y 1967), Ezequiel Marcelo, quien me dijo que en 1952, ambos con un amigo completaron el álbum de las figuritas TUNO. Obtuvieron como premio una pelota de fútbol número 5 con tientos que era ligeramente ovalada.

Tanto las figuritas como los álbumes se vendían principalmente en kioscos y panaderías y a veces en algunas librerías y peluquerías de barrio. Los sobres, que contenían alrededor de 5 unidades, costaban entre 5 y 20 centavos. En algunos casos, como el de las ARUC (1947), al juntar entre 20 y 100 sobres vacíos, éstas podían canjearse por premios menores tales como álbumes, billeteras de cartulina y doblones que eran unas pesadas monedas metálicas con imágenes de personajes y aventuras. Ente 1947 y 1953 las figuritas se vendían entre febrero y septiembre de cada año y un gran entretenimiento fue siempre cambiarlas por las uno no tenía y jugar con ellas. Esto se realizaba en los barrios, colegios, plazas, parques, clubes y domicilios particulares de todo nuestro país y constituyó en un momento dado una diversión apasionante. Algunas revistas, como Billiken, realizaban las propagandas correspondientes de las distintas marcas. Merece la pena citar las distribuidoras más importantes con sus direcciones aproximadas. Ellas estaban ubicadas en Medrano 1678 (Distribuidora de Aruc, Nakir, Babilonia y Lali, entre otras), Guayrá 3573 (Distribuidora de Bicicleta, Pony, Cola y Pum) y la Casa Coienico en Pozos 724 (Distribuidora de Chin Chin, Pupi y Gran Película).

Existían distintos juegos cuyas denominaciones convencionales, si bien podían variar, con el lugar geográfico son: puchero, punto, punto y revoleada, voltear espejo, montadita o punto-puchero y obelisco. Es indudable que para muchos de nosotros las figuritas ocuparon una etapa de nuestra vida no solo ligada al fútbol y a otros deportes, sino también sumamente amena e instructiva, principalmente durante el colegio primario.

A continuación varias figuritas de la colección Bicicleta que don Fernando nos reporta en sus memorias.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada