domingo, 30 de abril de 2017

El barrio del Parque Chacabuco y un club con su nombre.

Esta nota se publicó en el periódico barrial Chacabuco Cultural.


Por Osvaldo J. Gorgazzi (Buenos Aires, socio del CIHF y de la Junta de Estudios Históricos del Barrio Parque Chacabuco).

San Lorenzo de Almagro, Boca Juniors, Vélez Sarsfield, Chacarita Juniors, Defensores de Belgrano, Barracas Central, Club Almagro, Atlético Colegiales, Atlético San Telmo, Sportivo Barracas, Social y Deportivo Liniers, Atlético Lugano... Los barrios porteños, en general testigos de sus nacimientos, fueron una fecunda fuente de inspiración para bautizar a los clubes afiliados a la Asociación del Fútbol Argentino. Desde aquéllos que gozan de gran prestigio internacional hasta los que juegan en la más cenicienta de las categorías, la Primera D, lo llevan con orgullo. ¿Y nuestro barrio Parque Chacabuco por qué no tiene un club con su nombre en la AFA? Esta nota nos lleva a descubrir la historia del Club Atlético Chacabuco que desde 1914 hasta 1924 defendió en lo que hoy es la AFA, nuestro nombre. ¿Cuál fue su trayectoria, sus colores…?

En 1906 las negociaciones de fusión entre los clubes Atlanta y Atlético del Oeste, éste con cancha en Parque Chacabuco, se intentó nombrar como Chacabuco a la entidad resultante. Sin embargo, con la promesa de que la sugerencia sería reconsiderada más adelante en una asamblea, Atlanta absorbió al Oeste y conservó su nombre. Así, una de las oportunidades históricas de tener un club con la denominación del barrio se esfumó.


Por lo tanto, seguimos en la búsqueda y dimos con el diario La Argentina del 24 de octubre de 1905 que desde sus páginas ya amarillentas nos informa: “Club Atlético Chacabuco. En la parroquia de la Concepción se ha fundado un club de football bajo este nombre” y agrega más adelante que la secretaría se hallaba instalada en Chacabuco 1045. Es decir, es fácil deducir que el nombre no estaba relacionado con nuestro barrio. Al año siguiente leímos esperanzados que “con fecha 1° de febrero se ha fundado un club de football denominado Chacabuco Juniors”, su secretaría estuvo en… Chacabuco 856. Otra vez la calle se imponía, y de tal forma que a dos cuadras de distancia se daba el lujo contar con Chacabuco y Chacabuco Juniors.


No nos dimos por vencidos, y el 16 de agosto de 1906 encontramos que “se ha formado un club denominado Chacabuco,… estando ubicada la secretaría en la calle Malabia 1540”. El capitán vivía a la vuelta, Canning (hoy Raúl Scalabrini Ortiz) 1440, y la cancha estaba en Dorrego y Triunvirato (actualmente, Dorrego y Corrientes). Como en las cercanías hacía poco había sido bautizado un parque como Los Andes, entendemos que el nombre estuvo asociado con la gesta del Libertador. Ya casi a punto de abandonar la búsqueda dimos con viejas memorias archivadas en la Asociación del Fútbol Argentino, que nos dicen que el 1° de enero de 1914, se fundó el Club Atlético Chacabuco con sede en Brandzen (sic) 1749, lo que hoy es el barrio de Barracas, pero con campo de deportes en ¡Parque Chacabuco! ¡Ahora sí! El club, si bien estaba recién formado, parecía muy bien organizado porque 29 días más tarde logra la afiliación a la Federación Argentina de Football, según nos cuenta La Nación. La Mañana, agrega más tarde, que fue inscripto en la Segunda División. Como delegado aparece Dardo Cerezo, quien consigue ser miembro del consejo divisional con el cargo de vicepresidente. Para un club que recién empieza, todo un logro. ¿Qué era el consejo divisional? Para evitar que la Junta Directiva de la Federación se viera rodeada de todos los problemas inherentes a la organización de los distintos torneos, cada categoría tenía una subcomisión que tomaba las decisiones propias a los mismos. La presidencia, la ejercía don Guillermo Jordán, del nuevo Alumni, que había sido integrante del primitivo y glorioso club de igual nombre. Si bien, éste se había disuelto formalmente en 1913, como vemos, ya alguno de sus viejos integrantes quería revivirlo. Pero esa ya es otra historia que escapa a los límites de esta nota y… del barrio.

Una vez superada la escisión entre la Asociación y la Federación, y en 1915, da otro paso importante, asciende a la división Intermedia (algo así como el actual Nacional B), al salir tercero detrás de los poderosos Huracán y Porteño que por tener equipos en la categoría superior, no competían por el ascenso. La nueva categoría, en 1916, le resultó mucho más dura, tanto es así que estuvo peleando para evitar el descenso. Se salvó cuando en el desempate venció a Tigre Juniors por uno a cero.
En 1917 comparte el torneo, entre otros, con Vélez Sarsfield, Lanús, Argentinos Juniors, Defensores de Belgrano, All Boys y San Telmo, pero desciende a la Segunda División. Ese año, nos trae aparejado un dato curioso, otro club del barrio, también decide afiliarse y con el nombre de El Parque, en clara alusión al Parque Chacabuco, compite en la Tercera División. No encontramos que se haya disputado el superclásico del barrio entre ambos...


Chacabuco, para ese entonces, emigró a Avellaneda, donde se instaló el barrio Crucesita en la esquina de General San Martín y Florencio Varela, a pocas cuadras del actual estadio de Independiente.


En 1918 estuvo a punto de ascender nuevamente, pero al salir segundo detrás de Boca Alumni sus aspiraciones se postergaron. La temporada 1919, resultó ser crucial para el fútbol argentino, pues una nueva escisión se produjo cuando varios de los equipos más populares fundaron la Asociación Amateurs. Chacabuco se alineó con estos últimos y ascendió a la división Extra, nombre que recibió la Intermedia en las filas de la nueva entidad.


Realmente, ese nivel le costaba, porque una vez más, en 1920, se vio involucrado en posiciones de descenso, pero se salvó “habiendo retirado sus equipos el Club Adrogué y desafiliado el Club Blanco y Negro”, por lo que se mantuvo. Sin embargo, entre sus divisiones inferiores, la Quinta, se destacó por haber salido bicampeón de la temporada al haber ganado tanto el Campeonato como la Copa Competencia. Sus nombres trascendieron y son: Omar Dodero, José Mazzullo, Luis Delfante, Juan Schenone, Humberto J. Porta, Manuel Núñez, Liberto Garibaldi, Amadeo F. Mailhes, Pedro Hourcade, Leonardo Acebal, José Silva, Emilio Brameri, José Marioca. Algunos apellidos los podemos encontrar entre los actuales vecinos del barrio. A ellos les correspondió ser premiados con sendas medallas de plata.


Pero al año siguiente, 1921, en la Memoria y Balance de la Asociación Amateurs dice sobre Chacabuco que “a raíz de un fallo del Tribunal de Protestas, apelado ante el jurado y confirmado por éste, el club del epígrafe se desafilió como protesta por dicha resolución”. Como ocurría por entonces, si un club se llevaba mal con los dirigentes de una asociación se afiliaba a la otra y así aparece en 1922 en la Asociación Argentina, que le respeta el nivel alcanzado. Sin embargo, ya empieza a notarse cierta decadencia, pues de haber llegado a presentar hasta cinco equipos, contando las inferiores, ahora apenas participa con uno. En 1923, otra vez lucha para evitar el descenso y en 1924, si bien continúa afiliado, deja de competir. Al año siguiente ya desaparece de las listas y nos resultó imposible rastrearlo.


Como curiosidad el club en sus momentos de mayor esplendor llegó a practicar también boxeo y sus colores, colores que en definitiva identificaron al barrio por un tiempo, fueron casaca blanca y pantalones negros. Como vimos, nunca llegó a militar en Primera.


Lugar donde se instaló el Club Atlético Chacabuco cuando dejó el barrio de su nombre y se instaló en Crucesita y tabla de posiciones de la Quinta división 1920 con Chacabuco campeón..

No hay comentarios:

Publicar un comentario