viernes, 5 de agosto de 2016

El “gol del campeonato”

Tantos decisivos siempre hubo y habrá muchos; aunque son muchos menos los que pueden ser considerados tajantemente como causantes de la obtención de un título en un certamen largo. Sin embargo, hubo un “gol del campeonato” que quedó incorporado en la memoria durante mucho tiempo, aquel que le permitió a Racing ganarle a River en el Monumental en 1949 y cortarle una brillante serie sin recibir goles de juego. 
 
Por Fernando Azcoaga (Buenos Aires, Argentina), antiguo socio del CIHF.
 

Durante los partidos disputados como local durante la primera rueda del Campeonato de Primera División de 1949, que se desarrolló durante 34 fechas, River Plate mantuvo la valla invicta y, además, ganó todos los encuentros en esa condición.
El primer gol que recibió River como local se lo convirtió Manuel Pelegrina, de Estudiantes de La Plata a Amadeo Carrizo en la primera fecha de la segunda rueda, mediante la ejecución de un tiro penal.
Recién en la quinta fecha de esa segunda ronda River perdió el primer partido, 1 a 0 ante Racing Club. En esa ocasión Julio Gagliardo le hizo el primer gol de juego en el Estadio Monumental. Dicho tanto pasó a la posteridad con una denominación especial: el “gol del campeonato”. Ello obedeció, principalmente, a que aquel triunfo permitió que Racing se colocara primero y luego lograra el primer título de la era profesional. Por eso, la hinchada racinguista llenó Buenos Aires con un grito que quedó grabado por mucho tiempo: “¡Carrizo, Carrizo, Gagliardo te lo hizo!”.
En efecto, fue tal la trascendencia del “gol del campeonato” que la revista “Mundo Deportivo” publicó en su tapa la foto de esa conquista en diciembre de 1949, una vez concluido el certamen.
En cuanto al autor del famoso gol, era conocido como el “Loco” Gagliardo por su humor tan particular. Testimonio de ello fue su decisión de mandar a confeccionar tarjetas en las cuales se leía, palabra más, palabra menos: “Julio Gagliardo, autor del gol histórico a Amadeo Carrizo”.
Los encuentros disputados por River Plate en su estadio hasta que le convirtieron el primer gol de juego, es decir sin considerar el de Manuel Pelegrina, fueron los siguientes:
— 8/5, River 7-Atlanta 0
— 22/5, River 3-Huracán 0
— 5/6, River 1-Vélez Sarsfield 0
— 26/6, River 4-Gimnasia y Esgrima La Plata 0
— 17/7, River 2-Lanús 0
— 31/7, River 1-Boca Juniors 0
— 14/8, River 4-Ferro Carril Oeste 0
— 21/8, River 3-Rosario Central 0
— 28/8, River 5-Estudiantes de La Plata 1
— 4/9, River 5-Banfield 0
— 18/9, River 0-Racing Club 1
Los arqueros millonarios responsables de mantener la valla invicta durante la primera rueda fueron Carrizo, que atajó en diez de los once partidos; Mario Mussi, que actuó sólo ante Ferro Carril Oeste, y ¡Alfredo Di Stéfano! que reemplazó durante 7 minutos en el clásico ante Boca a Carrizo, que se había lesionado.


 
Foto: Julio "El Loco" Gagliardo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada