viernes, 5 de agosto de 2016

El Tachero Memorioso y una historia

Con su tremenda memoria a cuestas, el inolvidable "Tachero Memorioso" también fue socio del CIHF. Acá, una de las tantas historias con la que nos deleitó don Rodolfo Visco:
Anecdotario: una versión futbolera del "gato por liebre"
Suele ser bastante poco común que, en la crónica de un partido, se consigne que un jugador formó parte de tal o cual equipo, cuando en realidad el protagonista fue otro. La cuestión se complica aún más si justamente ese jugador es el encargado de convertir uno o más goles.
Quiso el destino que en dos oportunidades, con 22 años de diferencia, sucediera en nuestras canchas un hecho de estas características y que, además, en ambas ocasiones estuviera involucrado el mismo club: Estudiantes de La Plata.
Repasemos un poco cómo se desarrollaron estas dos historias.
La reseña del año 1919 señala como autor del gol del triunfo en la final de la Copa de Competencia de la División Intermedia, disputada entre Estudiantes de La Plata y Boca Juniors, al delantero “pincha” Leandro Sánchez Guerrini.
Sin embargo, la realidad fue otra. Clasificados dichos equipos para definir la posesión del importante trofeo, debieron apurar un encuentro en la vieja cancha de San Telmo, sita en Azopardo y Juan de Garay. Estudiantes reforzó su plantel con un jugador del Club Everton, Raúl Echeverría, que venía destacándose en los certámenes de la Liga platense, pero, lógicamente, carecía de la habilitación correspondiente.
Ya listos para el partido, los jugadores “pinchas” firmaron la planilla delante del árbitro y regresaron, vaya uno a saber con qué excusa, al vestuario, donde Echeverría ya estaba preparado para jugar. Al llamado del juez, se realizó el “cambiazo”. Se quedó Sánchez Guerrini tomando mate en el vestuario e ingresó Echeverría.
El partido lo ganó Estudiantes 2 a 1, con goles de Mario Palenzona y Sánchez Guerrini, según la planilla, Raúl Echeverría, en realidad. La posterior protesta de los boquenses, alertados por un informante, fue desestimada ya que no existía, por aquel entonces, forma de comprobar la sustitución.
La otra historia carece del contexto tramposo de la primera, pero es igualmente curiosa.
En 1941 Estudiantes de La Plata adquirió a Tiro Federal, de Rosario, el pase del delantero José Seguer. Su debut estaba previsto para la tercera fecha del Campeonato de Primera División, el 13 de abril, cuando los “pinchas” visitaron a Atlanta en el viejo estadio de Villa Crespo.
Seguer ya había firmado la planilla y se disponía a salir al campo de juego, cuando irrumpió en el vestuario visitante un dirigente del club “tirolés” exigiendo el pago del pase, caso contrario no permitiría la actuación del jugador.
A fin de evitar problemas, el secretario del club platense pidió al entrenador del equipo, Alberto Viola, que sustituyera a Seguer, para lo cual hubo que llamar a las apuradas a Julio Gagliardo, que estaba en la tribuna, para que completara el team.
El partido es recordado por el score poco habitual con que terminó: 6 a 6, y Gagliardo convirtió dos goles, uno de ellos el del empate final. Sin embargo, salvo el diario “El Día”, de La Plata, cuyo cronista observó el incidente, el resto de los medios adjudicó esos tantos a Seguer, quien “debutó” como gran goleador sin siquiera haber entrado a la cancha...

 
Foto: Rodolfo Visco. ¿Con la camiseta de quién? A ver si adivinan...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada