miércoles, 28 de septiembre de 2016

Albion Football Club

Reseñar la rica historia del Albion F. C. significa remontarse a los orígenes mismos del fútbol uruguayo. Fundado el 1° de junio de 1891, la entidad subsiste hoy, tras haber dejado de participar recientemente de los torneos de la categoría inferior de la AUF. No obstante, fue quien de algún modo sacó ese deporte que ganaba en popularidad del cerrado ámbito de los colegios británicos de Montevideo y contribuyó también a la confraternidad futbolística rioplatense.

Por Ítalo Moreno (uruguayo residente en Buenos Aires, Argentina), socio del CIHF.



Eran los ya lejanos días de fines del siglo XIX. El deporte estaba tomando impulso, desarrollándose dentro del ámbito educativo: los colegios de origen alemán, francés y, principalmente, británico. En ellos se caracterizaba la forma de trabajo físico-deportivo: cricket, natación, esgrima, atletismo y rugby, entre otros. Había también un juego similar al rugby, pero que se jugaba con los pies, llamado football.


Dos clubes de origen inglés ya estaban establecidos en la capital uruguaya y llevaban a cabo algunas actividades deportivas nombradas anteriormente: el Montevideo Cricket (1861) y Montevideo Rowing (1874).


Un colegio de origen inglés, el English High School (1874), funda su propio club deportivo el 1° de junio de 1891, llamado Football Association.


El responsable de la creación de la entidad fue Enrique Lichtenberger, que en los estatutos estableció que sus integrantes debían ser todos orientales. El primer presidente fue William Mac Lean.
Lichtenberger había nacido el 2 de enero de 1873. Hijo de padre brasileño y de madre inglesa, fue alumno del colegio inglés, futbolista, periodista y escribió las primeras crónicas sobre fútbol, cuando trabajaba en el diario El Siglo; luego fue dirigente. Además de ser el encargado de la difusión y organización de los partidos locales e internacionales, y también de los encuentros frente a los marinos de paso por el puerto de Montevideo, era gerente de una empresa de seguros (Sun Insurance Office).


El Football Association jugó su primer partido el 2 de agosto de ese mismo año, frente al Montevideo Cricket Club en la cancha de éste, ubicada en la zona conocida en ese entonces como La Blanqueada. El resultado favoreció a MCC (camiseta azul y amarilla a rayas horizontales) por 3 a 1, y el Football Association lució para ese encuentro camiseta blanca, con una estrella azul en el pecho.


Tiempo después, el 21 de septiembre de 1891 el club cambiaría su denominación por Albion F. C. y los colores de su camiseta, que a partir de ese entonces fue de color totalmente azul con cuello blanco, pantalón y medias negras. El característico azul y grana, dividido por mitades –similar a la bandera de la Unión Jack británica–, lo adoptaría en 1895.


Los encuentros futbolísticos fueron contra otros colegios o clubes británicos, además de jugar con el CURCC de Villa Peñarol, fundado el mismo año que Albion; lo que constituyó de alguna manera “el clásico del siglo XIX”. El primer cotejo entre ambos finalizó en un triunfo del Albion por 2 a 0, en partido de práctica jugado en Punta Carretas (cancha de Albion) al año siguiente de sus respectivas fundaciones.


El 25 de mayo de 1892, en la Villa Peñarol el CURCC inauguró su cancha jugando un partido con el equipo de Lichtenberger. Nuevamente ganaron los de Punta Carretas, esta vez por un marcador más amplio, 4-1.


De alguna manera sus primeros encuentros internacionales fueron frente a equipos de tripulaciones inglesas de los barcos que atracaban en Montevideo, Sirius (1893 y 1894), el Retribution y Acom-Barracuda (1895).


A su vez, los equipos (teams) de Montevideo y Buenos Aires venían jugando partidos “internacionales” desde 1889. Los montevideanos fueron siempre derrotados por los porteños y estos encuentros tenían lugar siempre el 15 de agosto, que era feriado en ambos países, ya que se conmemoraba el Día de Santa María y cumpleaños de la Reina Victoria de Gran Bretaña. Una de las maneras de festejar el acontecimiento era con reuniones deportivas entre las colectividades inglesas de ambas márgenes del Río de la Plata.


La supremacía de los ingleses de Buenos Aires, que cada año ganaban el partido, desalentó a éstos a seguir jugando como anualmente lo hacían. De tal modo sólo se llegaron a disputar seis encuentros hasta 1895.


Albión organizó partidos en Buenos Aires en sustitución de aquéllos frente a clubes de importancia de la vecina orilla. Así, el 15 de agosto de 1896, ganó su primer cotejo internacional por 4 a 1 a Retiro, y al día siguiente derrotó a Belgrano 5 a 3.


El 1° de abril de 1899 inauguró su cancha en el Paso del Molino, sobre la avenida 19 de Abril (hoy Agraciada), frente a un combinado de marineros de tripulaciones británicas, con un triunfo por 1 a 0. Fue la primera con un palco de madera y cerrada, construida sobre terrenos cedidos por la empresa de Tranvías del Cerro y Paso del Molino.


El año 1900 fue muy significativo en el fútbol uruguayo, ya que por iniciativa de Lichtenberger, el 12 de febrero, se cursa invitación a los demás clubes del país: Central Uruguay Railway Cricket Club (CURCC), Uruguay Athletic (1899) y Deustcher F. K. (1896), de origen alemán, para formar una liga de fútbol.


En la calle Solís 65, el 23 de febrero, se celebró la primera reunión; estuvieron presentes dos delegados por cada club. Albion tuvo como representantes al propio Lichtenberger, como no podía ser de otra manera, y A. J. Davis.


Luego de algunas reuniones más, nace el fútbol organizado en el Uruguay. Fue exactamente el 30 de marzo de 1900, cuando vio la luz la Association Football League, hoy AUF. Paralelamente se juega el primer campeonato uruguayo, que ganó el CURCC de Penarlo y en el que Albion fue subcampeón.


Ese mismo año se juega la primera copa internacional entre equipos uruguayos y argentinos, denominada Competencia (Competition Cup), y Albion fue el primer campeón uruguayo que representó al fútbol oriental.


El 5 de agosto de 1900, en el Parque Central se llevó a cabo el partido definitorio entre Albion y el CURCC, para determinar el semifinalista que debía enfrentar a Belgrano de la Argentina. Los “azulgranas” derrotaron a los “aurinegros” por 1 a 0, en tiempo suplementario, con gol de cabeza, marcado a los 118 minutos por William Leslie Poole.


Finalmente en la fueron derrotados por el equipo belgranense. El partido se jugó en Montevideo, terminó en los 90 minutos de juego empatados en cero, por lo que se disputaron 30 minutos más. En razón de que el marcador continuó sin abrirse, se continuó el partido hasta que hubiera un gol (una especie de gol de oro), y luego de jugarse 17 minutos más, Belgrano marcó el tanto que lo decretaba finalista de la primera copa internacional entre equipos rioplatenses.


Otro hecho significativo es que Albion representó a la liga uruguaya en un encuentro frente a la liga argentina, reforzado por dos jugadores de Nacional el 16 de mayo de 1901, en el Paso del Molino. Los argentinos ganaron por 3 a 2. Dicho encuentro es considerado para algunos de los historiadores uruguayos, como el primero entre selecciones del Río de la Plata.


A fines del mes de julio de 1902, realizan una importante reunión entre los directivos de Albion y un grupo de jugadores encabezados por Enrique Sanderson y su hermano Juan, movidos por la inquietud de un grupo de jóvenes que se reunían en un bar frente a la cancha de la calle 19 de Abril, y es así que Albion sufre una escisión de la cual nace el Montevideo Wanderers.


Albion, al igual que algunos clubes de origen inglés, sufre un decrecimiento en lo “aristocrático” que tenía el fútbol en aquel entonces. En ese sentido, algunos cambian sus denominaciones por nombres “criollos” y otros desaparecen, como el Deustcher y el Uruguay Athletic, dos de los fundadores de la League. Los obreros y empleados de origen humilde, como estibadores del puerto, canillitas y los mismos obreros del ferrocarril, ya habían tomado sus primeras lecciones mirando o jugando algunos “picados” y comenzaron a organizar sus propios clubes de fútbol, dejando en un segundo plano aquellos clubes originarios. Albion no absorbió a esa masa de gente que impulsaba el nuevo fútbol criollo, y en 1906 no se inscribió en la liga uruguaya para comenzar un nuevo campeonato, quedando excluido del mismo, aunque volvería en 1908.


La institución de fútbol más antigua del país, dentro del ámbito futbolístico, no es considerada el decano, ya que en varias oportunidades se desafilió de la AUF, jugando en algunos de esos lapsos en la Liga Universitaria, de la que es fundador (3 de mayo de 1914), y en la Federación Uruguaya de Fútbol Amateurs, donde se ha mantenido en esa condición desde el 29 de julio de 1953, conquistando el campeonato de ese año.


Considerado como el padre del fútbol uruguayo, don Enrique C. Lichtenberger falleció el 28 de abril de 1934, Albion sigue hoy adelante como un homenaje a aquel hombre visionario cuya pasión por el fútbol lo llevó tan lejos, incluso a promover la creación de la AUF.


Luego de su actuación en la Federación en la cual llegaron a agruparse 62 equipos, volvió a la AUF, en la Divisional Extra, que a su vez cambió de denominación por la de Divisional C y en la actualidad Liga Metropolitana Amateurs, manteniéndose en lo que se llama comúnmente tercera categoría de fútbol uruguayo.


Al cumplir su centenario de vida y durante la presidencia del Dr. Enrique Falco, la vieja institución subsistía por el apoyo del Club Nacional de Fútbol, con el cual tenían un convenio de asistencia recíproca, siendo de alguna manera una filial de los tricolores. Nacional utilizó jugadores en Albion como una cantera de sus juveniles. Luego de haber cumplido los cien años, el club inauguró su pequeña cancha en la zona de Malvín Norte, en la calle Menorca, que lleva por nombre Enrique Falco, el presidente que realizó los convenios con importantes empresas del Estado que permitieron así las obras.


No sólo del fútbol vivió y vive la institución. Fue potencia en el atletismo uruguayo, fundó el 6 de setiembre de 1884 la primera Asociación Atlética que rigió ese deporte en el Uruguay hasta la creación de la actual Confederación Atlética. En la década del 60 fue el equipo de mayor poderío, y ganó en 1968 el sudamericano de clubes campeones. Josefa Vicent, Carlos Falco, Albertino Etchechurry entre otros, fueron figuras del deporte uruguayo.


También el básquetbol tuvo su tiempo: salió campeón en 4ª de Ascenso y militó luego en 3ª. Razones económicas hicieron que se abandonaran las prácticas de estos deportes, junto al béisbol y tenis.


En 1988, historia más reciente, el equipo de la Cuarta División se coronó campeón uruguayo invicto, sin sufrir derrota alguna, en la Divisional C. Fue su primer título oficial en la Asociación Uruguaya. Su campaña fue la siguiente: 20 partidos jugados, 11 ganados, 9 empatados, con 46 goles a favor y 15 en contra.


También tuvo en estos años obras trascendentes, que van más allá del deporte, con el trabajo social que posee en el barrio en el cual vive mucha gente de escasos recursos y junto a la Congregación de las Vicentinas. Tanto es así que cedió terrenos del club para la construcción de una guardería donde se sirven desayuno y merienda a una cantidad de chicos de bajos recursos, contando con la colaboración del Rotary y Club de Leones, Además tiene una policlínica con atención gratuita para los vecinos y con medicamentos sin cargo.


Ya en el comienzo del siglo veintiuno la institución se encuentra en plena crisis económica, como la mayoría de los clubes del fútbol uruguayo.


Imágenes: Enrique Lichtenberger y tapa del libro Albion Football Club.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada