lunes, 5 de septiembre de 2016

Ricardo Infante, el inventor de “la rabona”.

Por Ricardo I. Gorosito socio del C.I.H.F. – Centro para la investigación de la historia del fútbol.

El 19 de septiembre de 1948 se jugó la 21ª fecha de ese campeonato signado por protestas, reclamos y sanciones que desembocó en la más prolongada huelga que se tenga memoria en nuestro fútbol.

El partido que en La Plata enfrentaba a Estudiantes y Rosario Central tenía un doble incentivo. Para el local, que marchaba cuarto con 25 puntos, una victoria le permitiría no perderle pisada a Racing que lideraba con 28 puntos y a sus inmediatos perseguidores Independiente y River que tenían 27. Para Central el objetivo era escapar de la zona del descenso, porque se encontraba con 16 unidades superando a Gimnasia con 15, Lanús con 14 y Banfield que cerraba la tabla con 13.

El triunfo por 3 a 0 de Estudiantes no sorprendió, si bien la diferencia fue calificada de excesiva por el buen desempeño del equipo rosarino, especialmente en el primer tiempo que finalizó sin goles.

El primer gol lo marcó Manuel Pelegrina de penal a los 56 minutos y a los 77 el mismo puntero izquierdo señaló el segundo mediante un remate con la violencia que siempre lo caracterizó.

Pero lo mejor de la tarde sucedió en el minuto 80. Julio Gagliardo, el “wing” derecho platense, remató a arco y la pelota dio en un poste. El rebote lo recogió Ricardo Infante y cruzando su pierna derecha por detrás de la izquierda, impulsó la pelota que fue a colarse en un ángulo del sorprendido arquero Pedro Bottazzi.

Había nacido la “rabona”, nombre que surgió de una nota que tiempo después hizo la revista “El Gráfico” a raíz de ese gol, titulada “Infante se hizo la rabona”.
El diario “El Mundo”, en un recuadro dijo de ese gol:
“Grande fue el gol logrado ayer por Infante. Y sin duda pasará a engrosar el archivo de las cosas geniales que lleva realizadas en su campaña el citado centro delantero. Una cosa es verlo y otra contarlo, pero haremos un esfuerzo tratando de ilustrar lo más fielmente posible al lector. “Gagliardo tira. Su shot da en un poste y rebota. Atento, Infante observa la trayectoria de la pelota y cuando cae a sus pies, cruza la pierna derecha por detrás de la izquierda que mantenía como punto de apoyo, y aplica tan justo shot que la hace penetrar en un ángulo.”

No quedó uno de sus compañeros sin que corriera a abrazarlo. Y mientras volvía la pelota al centro del campo, advertimos que también Bottazzi, arquero de Central, con gesto sincero, le tendía la mano al autor de tan lucida conquista”.

El diario “Democracia” comentó: “Infante marcó el tercero con un paso de baile” y cuenta que a la felicitación del arquero rosarino se sumó la del árbitro, señor Miguel Padrón.

Ricardo Roberto Infante nació en La Plata el 21 de junio de 1924. Fue el menor de seis hermanos y llegó al club de la mano de Alberto Ubaldo “Mocho” Viola.
En el debut le tocó una brava parada: ante “La Máquina” de River en 1942 en una de las fechas finales y fue triunfo “millonario” por 3 a 1.

Jugó hasta 1952, cuando por un conflicto político el club fue intervenido (Ver nota 1).
Pasó a Huracán y militó en el equipo de Parque de los Patricios hasta 1956. Volvió a Estudiantes en 1957 para quedar libre en 1960. Finalizó su carrera en la vereda de enfrente: en 1961 firmó para Gimnasia y a fin de esa temporada se retiró.

Siempre afirmó que de no haber sido centro delantero, le hubiera gustado ser arquero. Y en alguna oportunidad se dio el gusto. Por ejemplo frente a Racing en 1951 cuando al ser expulsado el arquero Gioffré a los 6 minutos, él ocupó el arco los 84 minutos restantes. Pero no pudo mantenerse invicto. Manuel Blanco le marcó un gol en el segundo tiempo que significó la victoria racinguista por 1 a 0.

Hasta hace poco tiempo era el sexto goleador del fútbol argentino, detrás de Erico, Labruna, Masantonio, Pelegrina y Sanfilippo con 217 goles, pero fue superado por Martín Palermo.

En las 20 temporadas en que actuó en primera división, dejó estos números:
Estudiantes de la Plata (1942-1953 y 1957-1960) – 329 partidos – 180 goles.
Huracán (1953-1956) – 94 partidos – 31 goles.
Gimnasia (1961) – 16 partidos – 6 goles.
Total (1942-1961) – 439 partidos – 217 goles.
A Boca, Ferro y Vélez le marcó goles con las tres camisetas que vistió.

Jugó su último partido el 29 de octubre de 1961 cuando Gimnasia perdía 2 a 1 con Atlanta y el encuentro se suspendió por lluvia. En la reanudación, días después, fue reemplazado por Stelman.

También se lució en tres partidos de la Selección Argentina. Su debut fue en la breve gira de 1952 en el estadio Chamartín (hoy Santiago Bernabeu) donde logró el gol de la victoria ante España por 1 a 0. Una semana después lo hizo frente a Portugal y su último encuentro con la celeste y blanca fue el 30 de abril de 1958 cuando con un gol suyo, Argentina venció 2 a 0 a Uruguay en cancha de Huracán. Integró el plantel mundialista argentino de 1958 en Suecia cuando tenía 34 años, pero no jugó. Infante falleció el 14 de diciembre de 2008.

Aquella famosa jugada de 1948 tuvo luego en Diego Maradona y Claudio Borghi a sus más modernos exponentes. Pero a él le cupo el honor de ser el primero.

Nota (1) – El tema político
Su alejamiento de Estudiantes en 1952 se debió a un hecho extra futbolístico. En el mes de mayo de ese año, el Gobierno de la Provincia entregó al club 2.000 ejemplares del libro de Eva Perón “La razón de mi vida” para que fueran repartidos gratuitamente entre los asociados y entidades de bien público de la ciudad. Por alguna razón que el presidente César Ferri no supo fundamentar, quedaron “olvidados” en un depósito de la sede.
Este hecho llegó a oídos del delegado platense de la C.G.T., Luis Felipe Suárez, quien el 18 de junio ingresó con un fotógrafo en el club para testimoniar que los libros no habían sido repartidos. La Comisión Directiva fue obligada a renunciar y el Gobierno Provincial designó interventor al sindicalista Mario Sbuscio el día 23.

Frente a esta situación, el plantel profesional renovó los reclamos que ya venían manifestando a los antiguos dirigentes por atrasos en los pagos de sueldos, primas y premios. Al no obtener respuestas satisfactorias, se declararon en huelga.

La intervención decidió suspender a los profesionales por 90 días y Estudiantes debió completar el campeonato de 1952 con jugadores juveniles de reserva y tercera.
Por gestión de Valentín Suárez, presidente de la A.F.A. y el secretario de Agremiados, Llamil Simes, se depositaron 120.000 pesos en la A.F.A. que cancelaban en gran parte la deuda. Pero la relación había quedado resentida.

Los interventores optaron entonces por “liquidar” el plantel profesional. Según cuenta Alejandro Fabbri en su libro “Historias negras del fútbol argentino”, fueron vendidos por cifras “irrisorias”, aunque no precisa montos.

Así, Ricardo Infante, Manuel Pelegrina, el arquero Gabriel Ogando y el puntero Antonio Giosa pasaron a Huracán; los defensores Juan Carlos Violini, Alberto Bouché y Juan Ángel Ferretti a Independiente; José Barreiro a Chacarita; Rodolfo Pirone a Ferro y Omar Lorenzo a Banfield. Sólo permanecieron en la institución Walter Garcerón y Héctor Antonio.

Con elementos muy jóvenes, Estudiantes tuvo en 1953 una muy mala campaña que culminó con el primer descenso de su historia.

En 1954 ganó el torneo de Primera B y volvió a la división mayor, aunque el título no estuvo exento de suspenso. Faltando siete fechas estaba cuarto a cinco puntos del líder Colón, a quien seguían Atlanta y Unión. Pero estos equipos tuvieron en ese lapso sorprendentes derrotas: Colón perdió cuatro encuentros (uno ante Estudiantes), tres de ellos consecutivos y Atlanta y Unión también cayeron en tres oportunidades seguidas, mientras Estudiantes obtuvo 13 de los últimos 14 puntos en juego. Esto le permitió ganar el campeonato con tres de diferencia sobre Colón y Argentinos Juniors.
Como vemos, la política y el fútbol muchas veces se mezclaron dejando dudas y alentando las suspicacias.

Fuentes consultadas:
Los centenarios del gol – Guillermo Gasparini 1998
Historias negras del fútbol argentino – Alejandro Fabbri – Editorial Capital Intelectual 2008
Planeta Redondo – Waldemar Iglesias – Diario Clarín 04/05/2011
Revista El Gráfico – 1948 – Números varios
Diario El Mundo del 20 de septiembre de 1948
Diario Democracia del 20 de septiembre de 1948
Imágenes:
El gol de la “rabona”. Única foto existente, que registró el diario “El Argentino” de La Plata.

Ricardo Roberto Infante con la camiseta de Estudiantes de La Plata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada