lunes, 26 de septiembre de 2016

Suspensiones prolongadas en el fútbol argentino

El viernes 23 se conoció la provisoria sanción a Gastón Sessa por 25 fechas tras agredir al árbitro Julio Barraza en el partido que su equipo Villa San Carlos se enfrentaba a Tristán Suárez por la cuarta jornada del torneo de la Primera B Metropolitana. 

Por Diego Jolodovsky (socio del CIHF).

A los 43 años, Gastón Alejandro Sessa sigue dando que hablar en la cancha. Y no por sus buenas atajadas que a lo largo de sus 23 años como futbolista profesional, el "Gato" las tuvo. Pero varios momentos de indisciplina también son recordados. Uno de los primeros fue por el Apertura 2002, en un partido contra San Lorenzo de Almagro en Liniers, cuando enojado con el árbitro Sergio Pezzotta amagó pegarle una piña desde atrás en la espalda y después lo tomó del cuello. Al árbitro rosarino no le quedó otra opción que expulsarlo. El Tribunal de Disciplina le dio diez fechas.

Otros incidentes de Sessa, fue contra los delanteros Rodrigo Palacio de Boca en 2007, y Marcos Pircchio de All Boys en 2015. En ambas jugadas se fue expulsado.
La primera fue una pelota larga para un Palacio que no llegó ante la salida de Gastón Sessa que fue con la pierna en alto y le pateó la cara al delantero por entonces en Boca. La CONMEBOL lo suspendió por seis meses y posteriormente cuatro partidos.
En 2015, la sacó más barata. Con la jugada concluida por un offside del delantero de All Boys, Pircchio tiró la pelota lejos. Sessa, por entonces arquero de Boca Unidos, lo pisó en las dos piernas. Tres jornadas al experimentado arquero

OTRAS SUSPENSIONES PROLONGADAS.

Carlos Horacio Salinas (Boca Juniors) En un partido frente a Huracán en Parque Patricios, correspondiente a la primera fecha del Nacional 1978 tomó del cuello al árbitro Abel Gnecco. Tuvo la misma sanción que Sessa, 25 partidos.

Enzo Trossero, Rubén Galván y Omar Larrosa: En la final del Nacional 1977, jugada el 25 de enero de 1978, Independiente logra el título estando con ocho jugadores, por las expulsiones de estos tres jugadores. La protesta se dio porque el árbitro Roberto Barreiro, convalidó el gol del empate de Talleres, que fue con la mano. A Trossero y a Galván les dieron 20 fechas; 15 a Larrosa. 

Darío Rivadero (Talleres de Córdoba) le provocó una rotura de ligamentos cruzados al delantero Mariano Sabadía de Defensa y Justicia, en un partido en Florencio Varela ganado por Defensa y Justicia 1-0. Al jugador cordobés le dieron 16 jornadas.

Elías Emilio Abraham (Independiente) fue suspendido por un año al agredir al árbitro inglés Ronald Lynch en un clásico de Avellaneda en 1956, en cancha de Racing. La "academia" ganó 2-0.


Fernando García (Atlanta) fue suspendido por dos años al pegarle una trompada a Humberto Sergio Dellacasa en un partido en Villa Crespo entre Atlanta y Cipolletti en noviembre de 1990.  El jugador abandonó el fútbol.

Miguel Turello: El caso de este jugador de Argentinos, Atlanta y Nueva Chicago, es lapidaria. Tres duras sanciones. En 1941 tras agredir a un jugador de Unión de Santa Fe, el árbitro Rivera lo expulsó del campo de juego. Al recibir la sanción por parte del juez, agredió a Rivera. La sanción fue de dos años, aunque recibió una amnistía al año.
En 1944, jugando para Atlanta, el árbitro Berdasco denunció ante la policía que el futbolista lo había agredido. Terminó preso y la AFA lo sancionó por un año.
En 1947, jugando para Nueva Chicago volvió a ser noticia en un partido en Caballito ante Ferro. Agredió al árbitro Mauri, y el Tribunal de Disciplina, teniendo en cuenta los antecedentes, lo suspendió por cinco años, lo que llevó a Turello a abandonar el fútbol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada