miércoles, 19 de octubre de 2016

Ricardo José María Ramaciotti, de la interminable cantera de Newell’s.

Por Guillermo Gasparini (Buenos Aires, Argentina), socio del CIHF.
Ricardo José María Ramaciotti,  murió el 4 de agosto de 2003 a los 71 años (había nacido el 26 de julio de 1934 en Rosario), fue otro de los exponentes de la interminable cantera de Newell’s Old Boys, esa que ha agregado jugadores hábiles y de gran categoría al acervo futbolístico argentino. “Rama” fue, a su vez, uno de los últimos “cincos” lentos, cuidadosos de la pelota, que pretendían que todo el juego pasara por sus pies, tan característico de las décadas del 40 y 50. Ya cuando él jugaba había comenzado el cambio por otros volantes de mayor dinámica, aunque por ello se perdiera la precisión de pases y toques.
Ramaciotti se había destacado en los equipos del Parque Independencia entre 1953 y 1956, y por eso no extrañó su pase al River del tricampeonato. Los Millonarios buscaban un reemplazante para Néstor Rossi, y él, por estilo similar, parecía el apropiado. Tuvo buenos partidos en el equipo de la banda millonaria, pero no logró asentarse ni ganarse el corazón de los hinchas. Todos lo reconocían como un jugador de grandes recursos técnicos, mas también recalcaban que su accionar era demasiado acompasado. Aún en esos tiempos que distaban ser tan vertiginosos como los actuales. Por eso no extrañó que cuando, después del Mundial de Suecia, River decidiera regalar en malos negocios a su nutrido plantel de consagrados y juveniles, Ramaciotti terminara en Argentinos Juniors.
Y allí encontró un buen lugar donde desarrollarse. En aquel conjunto que fue la sensación del torneo de 1960, Ramaciotti lució su tranquilo toque, junto al ida y vuelta del incansable Pando. Ese Argentinos se adaptó al ritmo del rosarino, con un Carceo, por ejemplo, que era también un delantero parsimonioso y que se volcaba atrás para colaborar en el armado. Tras disputar la punta con Independiente durante todo el campeonato, arribaron en el tercer puesto, por largo tiempo una de las mejores clasificaciones del club de La Paternal en su historia.
Se quedó allí hasta 1963, cuando decidió partir hacia Colombia. Y en ese fútbol pausado, estilo que aun caracteriza y se practica, Ramaciotti encontró otra vez su espacio. La gran capacidad de distribuidor de juego lució durante varias temporadas en el Independiente Medellín, donde fue reconocido. Y cuando dejó de jugar, comenzó allí su tarea de entrenador. En Colombia pasó varios años dirigiendo planteles, con una continuidad y prestigio que no pudo mantener a su regreso a la Argentina. Sin duda aun hoy “Rama” es reconocido como uno de los tantos directores técnicos argentinos que influyeron en el desarrollo del fútbol colombiano.
Con Ramaciotti se fue, entonces, un fiel alumno de la escuela rosarina de fútbol. Y también un clásico representante de la escuela argentina de todos los tiempos, en donde el cuidado de la pelota es el bien esencial del juego.
Sus números.
Equipo             Años               PJ        G         Div.
Newell’s          1953-56           68       11        A
River               1957 y 59        20         1        A
Unión              1958                32         4        B
Argentinos      1960-63         109       10        A
I’te Medellín    1964-66         124       19        A
Los Andes       1967                  3         0        B
Selección         1960-61            6         1
Totales                                  362       46
Cómo técnico dirigió a All Boys en la B (1968-69) y a Argentinos en Primera.
Ramacciotti en la tapa de El Gráfico 1961.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada