lunes, 3 de octubre de 2016

Víctor Domingo “Grillo” Juárez, recordado en una calle

Víctor Domingo “Grillo” Juárez, recordado en una calle (texto publicado por La  Mañana de Formosa)

La Ordenanza N° 5.002 del  29 de noviembre de 2005 asigna el nombre de ‘Víctor Domingo Juárez’  a la calle hasta entonces innominada situada al norte del estadio de la Liga Formoseña de Fútbol y que se extiende entre las avenidas 8 de Abril  y Antártida Argentina.

Numerosos han sido los deportistas que Formosa ha entregado al  ámbito nacional e internacional. Varias instituciones de la Capital Federal y de ciudades del interior requirieron la participación de atletas formoseños, ofreciendo un ámbito para que los nativos de esta provincia  demuestren su talento, capacidad y dedicación a la disciplina que abrazaron.

Por la proximidad geográfica y cultural, muchos de nuestros deportistas, luego de demostrar  sus valores en el terreno deportivo local, anduvieron con marcado éxito por  tierras paraguayas, mientras que otros  arribaron a clubes  de primer nivel en Bolivia.  Tampoco fueron pocos quienes  integraron equipos de Primera División del fútbol argentino, tanto de la Capital Federal como  de Córdoba o Rosario, por citar algunos ejemplos. Dentro de este selecto grupo de deportistas, sobresale nítidamente Víctor Domingo Juárez, uno de los futbolistas formoseños más reconocidos en toda la historia de la actividad del balompié de esta parte del país.

Historia

Víctor Domingo Juárez nació en Palo Santo, departamento Pirané, de la provincia de Formosa, el 4 de agosto de 1941, siendo sus padres Manuel José Victoriano Juárez (quien trabajó como panadero y  se desempeñó como primer  Juez de Paz de aquella localidad) y Paula Ramírez.
En el patio de la Escuela Nacional N° 35 ‘Juan Manso’, de Palo Santo, mientras cursaba sus estudios primarios, comenzó a demostrar su pasión por el fútbol. En un ambiente totalmente amateur e informal, su participación en entidades locales  fue siempre una ambición de los  dirigentes locales, cualquiera sea el nombre de la institución. Todos querían incorporarlo a sus planteles, pero el club  en el que deslumbró, siendo aún un niño, fue  ‘River Plate’ de Palo Santo.

En la necesidad de continuar sus estudios secundarios, cuando cumplió trece años, Víctor Domingo Juárez se trasladó a la capital  provincial e ingresó en la Escuela Normal Nacional  ‘República del Paraguay’. Al poco tiempo, y durante varias temporadas, integró  los planteles del Club José Manuel Estrada de la ciudad de Formosa participando en torneos de Primera División del fútbol formoseño. Fue un  delantero ambicioso y efectivo, cualidades apreciadas en cualquier equipo. Integró el plantel de los famosos ‘Zorros Azules’, viajando con su talento a numerosas ciudades del país y  algunas del exterior.

Vélez Sarsfield de la Capital Federal  le abrió sus puertas, incluyéndolo   en la delantera de su equipo de Primera División. Pero tal vez su etapa más trascendente haya sido la que cumplió en el Club Guaraní, de Asunción del Paraguay. Llegó allí, en la temporada  1967 y no sólo deslumbró; también  encontró la gran vidriera para obtener el reconocimiento  internacional. Defendiendo esos colores aurinegros, la potencia de su juego se pudo apreciar  en los más diversos estadios de América. Durante su permanencia en Paraguay, el plantel de Guaraní intervino en  sucesivos campeonatos por la Copa Libertadores de América y la figura del ‘Grillo’ Juárez (así fue apodado en la nación vecina) sobresalió nítidamente. Permaneció en Asunción hasta 1969 en que fue transferido. Juárez compartió la obtención de dos campeonatos y un subcampeonato.

El paso siguiente, en su trayectoria deportiva fue  el ‘Viejo Mundo’. Durante dos temporadas  jugó en el Granada, equipo de segunda división. Posteriormente fue transferido al Real Murcia. Nuevamente, el éxito acompañó al deportista formoseño.

Este equipo  obtuvo el ascenso a Primera División del fútbol español y ‘El Chiva’ no fue un jugador más: fue el goleador del certamen recibiendo la ‘Copa Challenge’. El Club Córdoba de España fue la última entidad deportiva que lo contó en sus filas. Luego, su regreso a Formosa  lo entregó como un hombre permanentemente ligado a la actividad deportiva.

Su brillante paso  por los campos de juego no fue coincidente con las importantes sumas de dinero que hoy se abonan  a algunos deportistas. La televisión no había aún irrumpido en el negocio del deporte y lógicamente, no se constituía en importante fuente de ingreso de los clubes. En el terreno deportivo, fue un brillante y peligroso delantero, pero en el campo económico no ganó sumas acordes con  las que hoy reciben jugadores de mucha menor valía que Juárez.

En sus últimos años trabajó como docente en la Escuela N° 333 del barrio ‘Virgen del Carmen’, al sudoeste de la ciudad de Formosa y su domicilio lo fijó en el barrio San Miguel de la capital provincial.
En el año 2000, periodistas deportivos seleccionaron a un  grupo  para elegir entre sus integrantes al ‘Deportista del Siglo’. Ese premio, que sintetizaba la expresión mayor del deporte formoseño en un lapso de cien años, fue entregado a Víctor Domingo Juárez, el querido ‘Chiva Juárez’.
Siempre en la disciplina deportiva elegida, obtuvo el título de ‘Técnico Deportivo de Fútbol’ obtenido en la Escuela Nacional de Educación Física de Asunción (Paraguay).

Estuvo casado con Marta Beatriz Saldarini con quien tuvo tres hijos: Víctor Horacio, nacido en Formosa el 15 de octubre de 1967; Marcelo Alejandro, nacido en la misma ciudad el 16 de septiembre de 1969 y Andrea Mara quien el 4 de septiembre de 1972 nació en Granada (España), Profesora de Educación Física y Maestra Nacional de Danzas Clásicas y Españolas.

Muy joven aún, Marta Beatriz Saldarini de Juárez falleció el 11 de octubre de 2002. Pocos meses después, cuando tenía 61 años de edad,  el 18 de junio de 2003 falleció en la ciudad de Formosa uno de sus futbolistas más famosos de la provincia: Víctor Domingo Juárez. Por generaciones quedará el recuerdo de aquellas actuaciones memorables, de aquellos goles que le supo hacer a arqueros históricos del fútbol argentino, como Amadeo Carrizo, entre otros.

Imagen de la calle Víctor Domingo Juárez en las cercanías del estadio de la Liga Formoseña.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada